Calderas de gas

Las calderas de gas se encuentran en el mercado desde hace mucho tiempo, ya que siempre fue una de las formas más usadas para calefacción y calentamiento del agua sanitaria. Con el paso de los años, fueron desplazadas por calderas eléctricas debido a su alta contaminación, pero, gracias a las nuevas tecnologías, nuevamente son una opción viable y segura para los hogares.

Catálogo de calderas de gas en oferta

¿Qué son las calderas de gas?

En general, un calentador de gas realiza un proceso de combustión con el uso de un gas (natural, propano o butano) que, al ser quemado, convierte el agua en vapor que está en el sistema. De esta manera, el vapor que se origina, es usado para calentar el agua sanitaria o dar calefacción al hogar. También son llamadas calderas mixtas, debdo a su doble propósito.

Ventaja de los termos de gas

Para poder aclararte algunas dudas sobre las calderas de gas, debes tener en cuenta las diversas ventajas que este sistema proporciona:

  • Son económicas: debido a que el gas es un producto bastante económico en comparación con otras fuentes de energía, rentabiliza los gastos energéticos, reduciendo al mismo tiempo tu factura.
  • Ofrecen un sistema continuo: para el caso del gas natural, este se encuentra canalizado, debido a su disponibilidad las 24 horas del día mediante las redes de suministro en los hogares. Esto es efectivo porque no es necesario solicitar pedidos de bombonas o llenado de tanques. Otra cualidad es que, al no requerir depósitos de llenado, brinda mayor espacio en la vivienda.
  • Cuenta con un sistema seguro: al usar gas natural como energía es fiable, ya que se disipa rápidamente en la atmósfera al ser mas liviano que el aire. Esto es importante al momento de que pudiera existir alguna fuga evitando su concentración en el ambiente siendo perjudicial para las personas.
  • Es ecológico: debido a que el gas natural es producto de la misma naturaleza, ofrece una combustión limpia y cuida al ambiente.

¿Cómo funciona una caldera de gas?

Un calentador de gas funciona básicamente a través de dos compartimientos esenciales: el quemador y el intercambiador. Para que puedas estar más claro con cada uno de sus elementos, a continuación, te los describiremos:

  • Quemador: en este compartimiento en donde se realiza la combustión, ya que el gas llega al quemador y este se quema mediante la acción de unos fugones. Al consumirse el gas durante la combustión, genera el calor necesario para subir la temperatura del agua que pasa mediante las tuberías que están junto al quemador.
  • Intercambiador: una vez el agua está caliente, esta fluye en las tuberías del intercambiador, calentando gradualmente el agua sanitaria que se encuentra en la otra tubería por acción del intercambio de temperatura. Por lo tanto, cuando vayas a usar agua sanitaria por el grifo o en la ducha, saldrá agua caliente a una temperatura moderada.

¿Qué rendimientos aportan los calentadores de gas?

Tipos de termos de gas

Hoy en día las calderas de gas se categorizan en tres tipos de acuerdo a su propósito o uso en el hogar:

  • Calentador de gas para propósito de agua caliente sanitaria: A través de la acción térmica del agua de caldera principal, la cual, calienta el agua sanitaria que llega a los baños.
  • Calentador de gas para calefacción: mediante el sistema de combustión, ofrecen calefacción. En este caso, el agua que es calentada por acción de la combustión del quemador, fluye por tubería a unos radiadores, y no al intercambiador de calor. Debido a la incidencia de calor en los radiadores, estos generan calor a la atmósfera, aumentando la temperatura de tu hogar con un ambiente agradable durante el frío.
  • Calderas mixtas: una caldera de gas mixta ofrece funciones tanto para calentar el agua sanitaria como de calefacción. De esta manera, el agua caliente puede fluir hasta el intercambiador o hasta los radiadores respectivamente de cuerdo al uso que quieras dar. Al usar este tipo de caldera permite ahorra espacios y costes, al integrar en una misma caldera dos funciones distintas.

¿Cómo elegir qué caldera de gas comprar?

Antes de realizar tu compra, debes tener en cuenta la finalidad y exigencia que le darás a la caldera de gas que vayas a adquirir.

¿Qué aspectos tienes que tener en cuenta para elegir una caldera de gas?

Los aspectos más importantes que debes tomar en cuenta al momento de seleccionar tu termo de gas para tu hogar, son los siguientes:

  • Tipo de vivienda: el tamaño de la casa influye mucho respecto a la potencia que deberás seleccionar en tu caldera eléctrica. No es igual instalar una caldera para una casa unifamiliar que en un piso o edificio.
  • Cantidad de baños: un calentador de gas debe ser adecuada para el número de baños y cuartos de aseos que deberá cubrir durante su funcionamiento. Otro factor importante es el agua que vayas a disponer, ya que, si frecuentas mucho el uso del agua, la exigencia de agua caliente será mayor.
  • Zona geográfica: dependiendo de donde vivas, es importante saber el tipo de gas que podrás usar en tu caldera.
  • Temperatura exterior: este factor va ligado mucho a la zona geográfica, ya que el calentador de gas deberá contrarrestar la temperatura externa, donde el sistema deberá ser capaz de mantener una temperatura adecuada aun con la acción del frío constante o intermitente.

¿Qué potencia necesito que tenga mi calentador de gas?

Es importante conocer cuál es la potencia adecuada de un termo de gas que deberás instalar en tu vivienda. Por ello, debes tener en cuenta el área de acción que deberá cubrir ya sea para la calefacción o para el calentamiento del agua sanitaria.

Los elementos del radiador de una caldera de gas, ofrecen entre 80 a 100 watts de potencia, el cual, deberá estar multiplicado por el número de elementos totales del radiador. Siendo así, una vivienda con 5 radiadores genera 400 watts de potencia, por lo que la caldera deberá cubrir aproximadamente 2.000 watts.

Tomando como referencia este tipo de parámetros (puede haber muchas variables adicionales como tipo de vivienda, zona geográfica, temperatura del frío externo, etc.), tienes las siguientes potencias que deberá tener tu caldera de gas acordes a tu vivienda:

  • Casas de hasta 80 m2: de 20 a 24 kW.
  • Casas entre 80 a 120 m2: de 27 a 31 kW.
  • Casas entre 120 a 180 m2: de 32 a 37 kW.
  • Casas de más de 240 m2: de 28 a 45 kW.

Recuerda que lo anterior es una referencia básica respecto al área que debe cubrir una caldera de gas durante su funcionamiento.

Mantenimiento de termo de gas

Realizar un mantenimiento adecuado a las calderas de gas es importarte, ya que evitaría posibles averías y en los peores casos fugas de gas, sobre todo en espacios cerrados. Aquí debes tomar en cuenta dos aspectos: la inspección y la revisión.

Las inspecciones deberán ser realizadas por la empresa que distribuye y suministra el gas (Repsol, Iberdrola, Naturgy, Endesa y otras). Un profesional altamente calificado podrá verificar el funcionamiento de la instalación de gas y cerciorar su correcta operatividad.

Es de suma importancia cumplir con una frecuencia de inspección cada 5 años, notificando al cliente con 5 días de antelación.

Ahora bien, cuando hablamos de revisión de calderas de gas, el objetivo es garantizar un adecuado funcionamiento del equipo, pudiendo realizarse cada 2 años, o en su defecto, lo que el fabricante especifique en la hoja técnica. En general, los fabricantes recomiendan una revisión cada año, con la finalidad de poder prever averías y así brindar un correcto funcionamiento del sistema.

Preguntas frecuentes sobre la caldera de gas

  1. ¿Cuál es el sistema que comúnmente se usa en España?

El 40% de los españoles usan la caldera de gas como sistema de calefacción, prefiriendo las caderas de tipo mixta.

  • ¿Cuáles son los tipos de gases que usan los calentadores de gas?

Gas butano, gas propano y gas natural.

  • ¿Cuánto puede costar una caldera de gas?

Los precios tienen una media de 1.500 euros dependiendo del tipo y potencia de caldera de gas que selecciones.

  • ¿Cuáles son las mejores marcas de calentadores de gas?

Vaillant, Junkers y Saunier son unas de las más nombradas para este tipo de calderas.